domingo, 3 de febrero de 2013

RECORRIDA POR LAS SIERRAS DE BALCARCE. VILLA LAGUNA LA BRAVA Y LA RUTA PROVINCIAL 77.

Edificio de la Municipalidad de Balcarce. Obra de Francisco Salamone.

Las sierras en Balcarce que pertenecen al sistema de Tandilia son un lugar hermoso para pedalear. Ofrecen unos caminos y paisajes copados y ni hablar de las historias que uno puede descubrir.
Elegí como punto de partida la Villa Laguna La Brava con su laguna impresionante rodeada de sierras. De allí tomé un camino que rodeando sierras con sus laderas llenas de girasoles me dejó en la vieja ruta provincial Nro. 77 (atención punkrockers), de tierra y que une Nicanor Otamendi y Miramar con Balcarce (se la conoce en la zona como "El viejo camino a Miramar")que hoy solo es un camino rural pero que en otros tiempos supo ser la columna vertebral de la zona, por donde pasaba todo.
Vieja Escuela -abandonada como ilustra la foto que sigue- en el Paraje Las Piedritas.
Impresionante la construcción de madera. El aula ya sin alumnos ni mobiliario.
Lo único que no se llevaron fue el pizarrón.
El camino es copado pero como en toda la zona es característica la acumulación de un "talco" o colchón de polvo muy profundo que te saca todas las fuerzas y te seca la cadena al toque. Muchos bichos: pájaros, "toritos" que dejan sus huellas en el camino y hasta me tocó ver una fatídica lucha entre un sapo y un lagarto, en la que el primero dejó su vida y su cuerpo como comida. Algo llamativo era la cantidad de árboles con moras a lo largo de muchos kilómetros.
Detalle "Salomónico" en la Plaza principal de Balcarce. Unas sombrillas de hormigón.
En medio del recorrido me tocó cruzarme con unos personajes que son comunes en las sendas alejadas de los caminos de asfalto, con peajes y controles policiales. Personajes que andan en autos desvencijados, sin patente y seguramente sin seguro. Estos parecían salidos de la película Mad Max. Avanzaban sobre el polvo con las mismas dificultades que yo e iban levantando trampas para pájaros y bajaban la velocidad hasta casi detenerse cada 10 metros para recoger -sin bajarse y solo abriendo las puertas del auto- papas que se caían de los camiones que las llevan hasta Balcarce. Los dejé avanzar para no seguir tragando el polvo que generaban con su irregular andar.
Llegué al Paraje Las Piedritas. Un lugar que vivió y hoy ya no. Un hermoso edificio de madera y chapa en el que funcionaba la escuela se encuentra abandonado. Entré y pude ver lo que fue un aula -delataba al ambiente el pizarrón que se conserva sobre una de las paredes- y las galerías invadidas por pasto y mierda de vacas. A pocos metros otras casas y un teléfono público.
Pasando el paraje el camino se puso realmente bravo con el polvo pero tuve la suerte de encontrar un buen motivo para detenerme y descansar. Un tractor -que trabajaba en un campo lindero- se detuvo y de él bajó su conductor que se acercó a saludarme ya que compartía la misma pasión por la bici. Sentirse en el medio de la nada parte de una especie de hermandad es reconfortante. Me sugirió que le pegue duro hasta Balcarce ya que se acercaba lluvia y si el agua tocaba ese polvo no iba a poder seguir.
Así la ruta me dejó en la plaza de Balcarce, linda plaza con la intervención de Francisco Salamone. Llama la atención las "sombrillas" de hormigón. Frente a ella esta el edificio de la municipalidad -obra del mismo arquitecto- y el museo de Fangio.
La flecha de plata hecha de discos de arado.
Almorcé unas frutas, visité la estación de trenes y por la probabilidad de lluvias encaré la vuelta por asfalto así que me fui al cruce de la RN 226 -hoy autovía- con la RP 55 y así volver a Laguna La Brava. Allí la Municipalidad de Balcarce destinó un espacio en el que el gran artista Reggazoni reprodujo con discos de arado el emblemático auto de JM Fangio: la flecha de plata.
Viejo cartel y detrás el Club Social  y Deportivo La Martha

Estación Terrena Balcarce. Si la habremos escuchado nombrar
en los noticieros con las primitivas conexiones vía satélite.
Ya en la ruta 226 advertí un conjunto de edificios. Claramente una vieja almacén, un importante galpón, una escuela y la entrada a una estancia. La estancia se llamaba "La Martha" y el galpón que estaba cerca fue la sede del Club Social y Deportivo La Martha y parecía estar abandonado. Lo que habrá sido la estancia que hasta se había conformado un club a su sombra.
Antes de irme pude ver un cartel de hormigón y fue grato ver que se trataba de una vieja señal colocada por la "Asociación Fomento de Mar del Plata" que indica que "La Feliz" esta a solo 61 km (me imagino que por viejos y hoy desdibujados caminos de tierra).
Tras ese paraje vi la entrada a la Estación Terrena Balcarce, lugar que de chico parecía tan lejano y nos servía para pensar que el país estaba algo cerca de las epopeyas al espacio.
Monolito sobre la ruta 226 que recuerda a Alberto Logulo, piloto de Turismo Carretera que vivió en Mar del Plata hacia la década del 30 del siglo pasado y falleció trágicamente y en acción en 1960. 
Casco de la Estancia Laguna de los Padres. Hoy museo José Hernández.

Señal de Coquet en el Museo José Hernández - Laguna de los Padres

Ya en el auto visité el Museo José Hernández (ex estancia Laguna de los Padres), un lugar impresionante que nos permite conocer la historia de la zona, una historia que arrancó mucho más atrás que la fundación de Mar del Plata.

4 comentarios:

  1. cuantas historias que uno puede imaginar en este post y tambien cuanto olvido de cosas que ya no estan y otras que estan pero olvidadas para el resto de los mortales, por suerte contamos con vos que nos acercas en tus viajes hechos desconocidos, al menos para mi.
    te mando un Abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  2. cuando vi el cartel que dice Estacion Terrenal me imagine como una linea directa con el creador, ya que para mi siempre fue estacion terrena, que para las comunicaciones vendria ser el abuelo de Internet, mas o menos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese futuro que uno imaginaba... qué grande!!!

      Eliminar
  3. Gracias amigo te mando un abrazo y espero que puedas recorrer la zona qué tiene tantas cosas para los amantes de los autos de carrera

    ResponderEliminar